sábado, 11 de diciembre de 2010

Stellaluna

Autor e Ilustrador: Janell Cannon
Datos biográficos: Nacida en Minnesota en 1957.  Luego de graduarse de escuela superior comenzó a trabajar como artista gráfico para Carlsbad Library.  Estuvo trabajando como artista gráfico por doce años y es ahí cuando su carrera profesional toma un giro y pasa a escribir e ilustrar cuentos para niños.  Desde el 1993, con Stellaluna, ha estado publicando libros para niños.
Traductor: N/A
ISBN: 0-590-48379-X
Género: Fantasía
Casa editora: Scholastic, Inc.
Cuidad: Broadway, New York
Año: 1993
Temas: Familia, Autoestima
Nivel: Preescolar/Primario
Datos adicionales: En el año 2005 la autora recibió el premio “Bat Conservation Award” otorgado por “Organization for Bat Conservation” por su libro Stellaluna.  Otros premios que el libro ha ganado son ABBY Award, California Young Reader Medal, Keystone to Reading Book Award on Pennsylvania, Reading Rainbow Feature Book &Southern California Council on Literature for Young People Award.
Referencia: Cannon, J. (1993). Stellaluna. New York: Scholastic, Inc. ISBN: 0-590-48379-X.

 Resumen:
            Stellaluna era un murciélago que volaba con su mandre cuando era pequeña.  Una noche su madre escuchó el fuerte sonido de un búho y del susto la madre soltó a Stellaluna, pero sus delicadas alas de bebé no le ayudaban a volar.  Stellaluna cayó en las ramas de un arbol y con sus pequeñas alas se arropó.  Aún asustada comenzó a llamar a su madre.  De tanto esperar se soltó de las ramas y cayó en un nido de aves y comenzó a comer gusanitos, tal y como lo hacían los demás pájaros.   Como a Stellaluna le gustaba dormir colgada boca-abajo ella le enseñó a los demás pájaros de la bandada cómo hacerlo.  Stellaluna pensaba que era un pájaro por lo que se comportaba como tal.  Un día comenzó a volar sin parar pero llegó un momento en el que el cansancio la dominaba por lo que se colgó de las ramas de un arbol, utilizando sus alas y no sus pies.  De repente escuchó una voz que le preguntaba por qué estaba descansando al revés pero ella entendía que quien descansaba al revés era el otro murciélago.  Lo que Stellaluna no sabía que quien le hablaba era su madre biológica y la llevó junto a lo demás murciélagos, quienes se espantaban al escuchar todas las cosas que Stellaluna hacía al comportarse como un ave y no como un muerciélago.  Un tiempo después Stellaluna volvió a donde sus amigos los pájaros para explicarles la realidad de su situación y aunque ya no pertenecían a la misma familia seguían siendo amigos.

1 comentario:

  1. Me encanta este cuento, fue uno de mis favoritos en mi infancia :')

    ResponderEliminar